Credo de la Iglesia
 
1. La Unidad del Trino Dios. Un solo Dios en tres personas:

Dios el Padre
Dios el Hijo
Dios el Espíritu Santo

Juan 14:9 “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”

Juan 12:45 “y el que me ve, ve al que me envió.”

1ª Corintios 8:6 “para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.”

Juan 5:18 “Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.”

Si bien la palabra Trinidad no aparece en las Escrituras, vemos esta doctrina implícita en la Biblia desde el principio hasta el final

 

2. Jesucristo:

Es Dios Hecho carne. Nacido de la virgen María, por obra del Espíritu Santo.
Mateo 1:18 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes de que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.”

Es el Mesías, el Salvador del Mundo, el unigénito Hijo de Dios.
Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga Vida eterna.”

Es el Verbo hecho carne.
Juan 1:1. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

Es la manifestación del Dios invisible. El creador de todo lo visible e Invisible.
Colosenses 1:15. “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.”

Es el Rey de Reyes y Señor de Señores.
Apocalipsis 19:16. “Y en su vestidura y en su muslo: tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.”

Vivió una vida santa.
Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

 

Creemos en su muerte expiatoria.
Romanos 3:25 “a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,”

1ª Juan 4:10 “En esto consiste el amor. No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.”

Resucitó al tercer día.
Hechos 2:32 “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.”

Creemos en su ascensión al cielo.
Lucas 24:51 “Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo.”

Es el único mediador entre Dios y los hombres.
1ª Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

Creemos en su intercesión a la diestra del Padre como Sumo Sacerdote.
Hebreos 4:14 “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.”

Romanos 8:34 “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.”

Creemos en su segunda venida para arrebatar a su Iglesia, su novia.
1ª Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; todo vuestro ser, espíritu alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

Santiago 5:7. ”Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor…”

Creemos en su segunda venida para destruir el reino de Satanás y establecer un reinado triunfal en la tierra durante mil años.

Apocalipsis 20:6 “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; y la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él mil años.”

 

3. Creemos en la tierra y el cielo nuevo donde reina la justicia.

Apocalipsis. 21:1 “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.”

 

4. Creemos en la salvación por gracia a través de la fe en Jesucristo.

Efesios 2:8 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros pues es don de Dios.”

 

5. Creemos en el juicio eterno para los que mantienen su rebelión contra Dios y no se arrepienten.

Lucas 13:3 “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

Hebreos 6:2 “… de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.”

Mateo 25:46 “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

 

6. Creemos en la necesidad del nuevo nacimiento para ver el reino de Dios.

Juan 3:7 “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.”

 

7. Creemos que a través de la fe en el sacrificio de Jesús a favor nuestro, Dios nos declara aptos para entrar en su presencia.

Romanos 5:1 “Justificados, pues, por a fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

 

8. Creemos en el bautismo en agua por inmersión después de la conversión como declaración de nuestra fe y de nuestro pacto con Dios.

Hechos 2:38 “Pedro les dijo: arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

 

9. Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, privilegio para todo creyente, subsiguiente a la conversión y obra de gracia, aparte del nuevo nacimiento, con la evidencia inicial de hablar en otras lenguas como el Espíritu Santo Inspira.

Hechos 2:4 “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”

Hechos 2:6 “Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.”

Hechos 10:44-46 “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.”

 

10. Creemos en el gobierno de la Iglesia, siendo Cristo la cabeza de su Iglesia, utilizando apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, ancianos, diáconos, diaconisas y ayudas.

Efesios 4:11-12 “Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores y maestros., a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

1ª Timoteo 5:17 “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.”

 

11. Creemos en el ejercicio de los dones o carismas del Espíritu Santo, según la voluntad de Dios.

1ª Corintios 12: 4-11.
Romanos 12

 

12. Creemos en la sanidad de los enfermos por medio de la unción de aceite y la oración de fe.

Santiago 5: 14-15. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite, en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados.”

 

13. Creemos en la posibilidad de caer de la gracia de Dios y ser apóstata y perderse, debido al libre albedrío de cada persona con uso de razón.

Gálatas 5:4. “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.”

1ª Timoteo 4:1 “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.”

 

14. Creemos en la responsabilidad de la iglesia, en la medida de sus posibilidades,  de ayudar a los menos afortunados, los huérfanos, las viudas, los presos, esclavos y desamparados.

Mateo 25:31-46.

Santiago 1:27 “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.”

 

15. Creemos en la obediencia a la gran comisión de evangelizar al mundo, haciendo las obras de Cristo, y haciendo discípulos enseñándoles que guarden todos los mandamientos del Señor.

Mateo 28:19-20 “Por tanto, ID, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo...”

 

16. Creemos en la necesidad de guardar la unidad del Espíritu Santo en el vínculo de la paz, amándonos como Cristo nos amó.

Efesios 4:3-4 “solícitos en guardar la unidad del Espíritu,… como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación.”

Efesios 5:2 “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante”.

 

17. Creemos en la imperiosa necesidad de andar en Santidad, libre de la contaminación del mundo, pues sin santidad nadie verá al Señor.

Hebreos 12:14 “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

 

18. Creemos en los sacramentos del bautismo en agua, la santa cena y el sacramento del matrimonio.

Hechos 2:38 “Pedro les dijo: arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

Lucas 22: 19 “y tomó el pan y dio gracias y lo partió y les dio diciendo: esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí”.

1ª Corintios 7:10 “Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor; que la mujer no se separe del marido....”

 

19. Creemos en la inspiración verbal de las Escrituras como base de nuestra fe y práctica.

2ª Timoteo. 3:16 “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”

Santiago 1:22 “Pero sed hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.”

 

20. Creemos en el auto sostenimiento de la Iglesia por aportaciones voluntarias de los miembros dando diezmos y ofrendas de nuestro trabajo.

2ª Corintios 8:1-7 “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios; 6 de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.”

Malaquías 3:8-10 “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

2ª Corintios 9:7 “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

1ª Corintios 16:2 “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado.”

 

 

 

 

Volver a la Página de inicio

 

IGLESIA EVANGÉLICA DE GIJÓN.

PÁGINA PRINCIPAL - ACTIVIDADES - CITAS CÉLEBRES - CONTACTO - CREDO - ENLACES - ESTUDIOS BÍBLICOS -

FOTOS -HOMBRES - HUMOR & COMICS - IGLESIA - JÓVENES - MUJERES - MÚSICA - PAREJAS - VIDEOS